Respondemos a tus preguntas

¿Qué es una vacuna?

Las vacunas estimulan las respuestas inmunitarias del cuerpo, para que si una persona está infectada por un virus, el sistema inmunológico se encuentra listo para prevenir que la infección se propague por el cuerpo y cause una enfermedad.
tu sistema inmunológico se activa
un miembro del personal de investigación administra la vacuna

¿Cuáles son los efectos secundarios de las vacunas contra el COVID-19?

Las personas frecuentemente confunden reactogenicidad (signos físicos de que el sistema inmunológico está funcionando) con efectos secundarios inesperados de la vacuna.

Reactogenicidad se refiere a todos los síntomas que puedes sentir de 1 a 2 días después de vacunarte.

Efectos secundarios son las cosas que no deben pasar cuando te expones a una vacuna, como las reacciones alérgicas.

 

¿Cuáles son los diferentes tipos de vacunas contra el COVID-19 y cómo funcionan?

Hay 3 tipos principales de vacunas:

-Vacunas de subunidades proteicas
-Vacunas ARNm
-Vacunas de vector viral

Las vacunas de subunidades proteicas muestran al cuerpo una proteína sintética copiada del virus, en este caso la proteína que se encuentra en los picos que tiene el virus en la superficie. El sistema inmunológico aprende a reconocer esta proteína y responde creando anticuerpos y linfocitos T para combatir el virus. Así es como están diseñadas las vacunas de Novax y Sanofi.

Las vacunas ARNm le dan al cuerpo la receta para producir la proteína del virus por sí mismo al darle el código genético de la proteína de los picos del virus a las células musculares humanas. Las células musculares comienzan a producir la proteína y el sistema inmunológico aprende a reconocerla y combatirla. Así es como se diseñaron las vacunas de Pfizer y Moderna.

Las vacunas de vector viral usan otro virus, como los virus de un resfriado común, para llevar el código genético de la proteína de los picos del coronavirus a las células que pueden empezar a producirla. Los virus son modificados para que no puedan causar resfriados en las personas. Es así como el cuerpo reconoce la proteína como extraña y produce una fuerte respuesta inmunológica. Oxford/AstraZeneca y Johnson and Johnson diseñaron sus vacunas de esta forma.

¿Dónde me puedo vacunar contra el COVID-19?

Entérate dónde te puedes vacunar contra el COVID-19 con el Vaccine Locator del Departamento de Salud del Estado de Washington.

Vaccine Locator

vaccinelocator.doh.wa.gov

 
¿Cuánto tiempo tarda la vacuna contra el COVID-19 en comenzar a funcionar?

Tu cuerpo comenzará a desarrollar una respuesta inmunológica de inmediato, pero puede llevarle tiempo alcanzar los niveles máximos de anticuerpos después de cualquier vacuna. Y con las vacunas Pfizer y Moderna, no obtendrás la máxima protección hasta después de recibir la segunda dosis, tres o cuatro semanas después de la primera. Aunque la vacuna Pfizer informó una eficacia del 95 por ciento en los estudios clínicos, no alcanzó ese nivel hasta aproximadamente una semana después de la segunda dosis. Diez días después de la primera inyección, su eficacia fue de sólo un 52 por ciento.

Los resultados de Moderna son similares. Los datos de los estudios clínicos muestran que alcanza aproximadamente el 50% de eficacia dos semanas después de la primera dosis. En el tiempo antes de recibir la segunda dosis, la eficacia de la vacuna aumenta, pero no está claro cuánto tiempo duraría sin la segunda dosis, que se administra cuatro semanas después de la primera. La eficacia de dos dosis de la vacuna Moderna alcanzó el 94.1%.

Si he tenido COVID-19, ¿cuánto tiempo debo esperar para recibir la vacuna del COVID-19?

Se aconseja a la gente que tuvo COVID-19 que se vacune cuando la vacuna esté disponible, siempre que hayan completado el período de cuarentena antes de ser vacunados, de manera que la infección no se extienda a aquellos en el centro de vacunación.

Si has sido tratado por síntomas del COVID-19 con anticuerpos monoclonales or plasma convaleciente, deberías esperar 90 días antes de darte la vacuna para el COVID-19.

Habla con tu médico si no estás seguro acerca de los tratamientos que has recibido o si tienes más preguntas relacionadas con recibir la vacuna de COVID-19.

¿Puedo mezclar y combinar vacunas?

No, no deberías mezclar las vacunas porque no hay datos sobre la seguridad de hacerlo. Aunque las vacunas Pfizer y Moderna se basan en la misma tecnología de ARNm, siguen siendo productos diferentes. Después de su primera dosis, recibirás una tarjeta de vacunación que indica qué vacuna se te administró y la fecha recomendada de la segunda dosis. También recibirás una hoja con más información sobre la vacuna y también obtendrás información acerca del programa v-safe para monitorear los efectos secundarios luego de la vacunación.

Para evitar demoras, programa tu segunda cita, de ser posible, en el mismo lugar donde recibiste la primera inyección. De esa forma sabrás que recibirás la misma vacuna. Si comienzas con la vacuna Pfizer, debes recibir la segunda dosis de la vacuna Pfizer tres semanas después. Si comienzas con la vacuna Moderna, debes recibir la vacuna Moderna cuatro semanas después.

¿Y si mejor me arriesgo con COVID-19 en lugar de vacunarme?

COVID-19 es, por mucho, la opción más peligrosa. Se conoce que las vacunas COVID-19 llevan muy poco riesgo. Pero los peligros de COVID-19 han sido bien documentados. Aproximadamente el 20% de las personas que padecen los síntomas del COVID-19 desarrollan una enfermedad grave y potencialmente mortal. Si bien las personas mayores, obesas o que tienen otros problemas de salud corren mayor riesgo de sufrir complicaciones por COVID-19, las personas más jóvenes también pueden enfermarse gravemente. En un estudio de más de 3,000 personas de 18 a 34 años que fueron hospitalizadas por COVID-19, el 20% requirió cuidados intensivos y el 3% murió.

Las complicaciones de salud a largo plazo asociadas con COVID-19 son otra preocupación importante y estamos conociendo más sobre ellas cada día. Hasta una de cada tres personas que se recuperan de COVID-19 tienen quejas crónicas durante meses después, que incluyen agotamiento, latidos cardíacos acelerados, coágulos de sangre y pérdida del sentido del olfato o el gusto. Muchos pacientes requieren una rehabilitación extensa después de ser hospitalizados por COVID-19.

La vacunación contra el COVID-19 te protege contra esta enfermedad grave y también ayuda a proteger a tu comunidad.

¿Debo hacerme una prueba de COVID-19 antes de obtener la vacuna de COVID-19?

No, esto no es necesario.

¿Qué pasa si recibí la primera dosis de la vacuna de COVID-19 sin saber que tenía COVID, me enfermé y estoy recuperándome? ¿Debo recibir la segunda dosis en el periodo que corresponda?
Sí, probablemente podrás tomar tu segunda dosis ya programada, pero confirma con el centro de vacunación. Si tienes síntomas de COVID-19, debes hacer cuarentena para asegurarte que no transmitas el virus a otros.

Consulta con tu proveedor para que te aconseje acerca de si debes aplicarte la vacuna del COVID-19 si tienes preguntas o dudas.

¿Debo recibir la vacuna del COVID-19 si tengo condiciones de salud pre-existentes, historia de alergias, o si estoy tomando una medicación específica?

Las personas que tienen otras condiciones médicas, que están tomando medicación y aún con historia de alergias pueden probablemente recibir la vacuna del COVID-19. Pero como no todas las condiciones de salud o cada persona es igual, deberías obtener consejo específico de un proveedor de la salud que conoce tus circunstancias particulares.

Consulta con tu proveedor para que te aconseje acerca de si debes o no recibir la vacuna del COVID-19 o si tienes preguntas adicionales.

¿Puedo tomar algún medicamento (Aspirina, Tylenol, Aleve, etc.) antes de vacunarme para ayudar con los síntomas de malestar?

No. No debes tomar medicamentos antes de vacunarte. Únicamente se recomienda tomar Tylenol o ibuprofeno para tratar los síntomas cuando estos se presentan.

¿Porque debo esperar de 15 a 30 minutos después de recibir la vacuna del COVID-19?

A todas las personas que reciban la vacuna se les pedirá que se queden unos 15 minutos después de recibirla. Esto permitirá que los trabajadores de la salud lo vigilen para detectar cualquier signo de una reacción alérgica, que es poco común.

A una persona con antecedentes de alergias graves se le puede pedir que se quede durante 30 minutos.

Cuando reciba la vacuna por primera vez, recuerde que no estará completamente protegido hasta aproximadamente una semana después de la dosis final.

¿Puedo retrasar la segunda dosis de la vacuna contra COVID-19 más de las 3-4 semanas recomendadas?

Sabemos que esperar un tiempo entre dosis es ideal, ya que el cuerpo necesita tiempo para desarrollar la respuesta inmunológica. Si bien no hay problema por un retraso pequeño (en caso de tener problemas para agendar la segunda dosis), lo óptimo es obtener la segunda dosis a más tardar de 3 a 4 semanas después.

¿Cuáles son los efectos secundarios comunes que están teniendo las personas como resultado de las vacunas del COVID-19?

Los efectos secundarios que puede tener la gente luego de aplicarse la vacuna del COVID-19 son dolor en el brazo, fiebre baja, dolor muscular y en las extremidades, dolor de cabeza y cansancio.

Estos son una indicación de que tu cuerpo está respondiendo a la vacuna de la manera esperada. Está trabajando para crear una respuesta al COVID-19, de manera que si alguna vez estás expuesto, tu cuerpo estará en condiciones de luchar. Mucha gente descubre que puede tomar Acetaminofeno o Ibuprofeno, descansar, y los efectos secundarios típicamente se van en uno o dos días.

¿Por qué tanta gente está experimentando más efectos secundarios con la segunda dosis de la vacuna pero no con la primera?
Esto es un reflejo de tu cuerpo reaccionando a la vacuna. Las dos dosis son iguales: la primera alerta a tu sistema inmunológico pero la segunda hace un seguimiento y está apoyando esa respuesta.

Habla con tu médico si experimentas cualquier otro efecto secundario luego de recibir la vacuna para el COVID-19.

Si recibo la vacuna COVID-19, ¿puedo dejar de usar cubrebocas?

Todavía no. Las vacunas son una buena noticia para proteger a las personas de las enfermedades, pero aún no sabemos si las vacunas evitarán que las personas se infecten o puedan propagar el coronavirus. Aún se necesitan cubrebocas como la mejor manera de detener la propagación del virus.

¿Por qué seguimos estudiando las vacunas contra el COVID-19?

Razones para continuar con la investigación de las vacunas:

1. Si encontramos varias vacunas contra el COVID-19 que funcionen, podremos terminar más pronto con la pandemia.
Hay más de 7 mil millones de personas en el mundo, y las compañías estiman que 100 millones de personas pueden ser vacunadas para finales de la primavera de 2021. Eso es menos que la mitad de los adultos en los Estados Unidos. La única solución al desabasto es desarrollar más vacunas contra el COVID-19, y no podemos hacer esto sin la ayuda de los voluntarios de los estudios clínicos.

2. Necesitamos vacunas que puedan funcionar en muchos tipos de personas en todo el mundo.
Necesitamos asegurarnos de que las vacunas funcionen para las comunidades que han sido más afectadas por el COVID-19: las minorías raciales y étnicas, adultos de 65 años o más, y personas con afecciones médicas preexistentes.

3. Todavía tenemos preguntas que necesitan responderse en los estudios.
En este momento, sabemos que las vacunas que tenemos son muy efectivas para prevenir casos graves de COVID-19, sin embargo aún necesitamos más datos durante un período de tiempo más largo para saber si las vacunas pueden prevenir una infección con coronavirus y cuánto tiempo ayudan al sistema inmunológico a combatir el virus.

La investigación continua ayudará a identificar formas de reducir la gravedad de la enfermedad por COVID-19. Además, esperamos prevenir nuevas infecciones y reducir la propagación del coronavirus.

 
¿Fueron incluidos receptores de trasplantes en los ensayos de vacunas contra COVID-19?

Los pacientes de trasplantes no se incluyeron en los ensayos de vacunas. A pesar de la falta de información, los grupos de defensa de trasplantes han instado a los pacientes a recibir las vacunas de Pfizer o Moderna contra COVID-19.

Los pacientes de trasplantes, que deben tomar medicamentos que inhiben su sistema inmunológico, tienen un alto riesgo de complicaciones si contraen COVID-19. La investigación muestra que los pacientes de trasplantes con COVID-19 tienen un 30% más de riesgo de morir que los pacientes sin factores de riesgo subyacentes.

Aunque las vacunas de ARNm no se han estudiado en pacientes de trasplantes, los médicos saben que las vacunas que no implican administrar un virus vivo al paciente de trasplante son generalmente seguras. Las vacunas Pfizer y Moderna utilizan moléculas de ARN mensajero para estimular el sistema inmunológico y no contienen ninguna forma de virus vivo, muerto o neutralizado.

La Sociedad Estadounidense de Trasplantes creó una hoja informativa para pacientes de trasplantes y aconseja a los pacientes que se han vacunado que continúen usando una máscara y tomen precauciones para evitar la exposición al coronavirus.

¿Sabemos si las vacunas contra COVID-19 serán seguras para personas con VIH?

Los estudios de la vacuna de COVID-19 incluyeron personas que viven con VIH, pero las cantidades eran pequeñas. El estudio de Pfizer incluyó 120 personas con VIH, y el estudio de Moderna incluyó 176.

Aunque las cifras son demasiado pequeñas para sacar conclusiones significativas, no se informaron problemas de seguridad inusuales para las personas que viven con el VIH. Las personas con cargas virales indetectables que toman terapia antirretroviral generalmente no se consideran «inmunodeprimidas».

Debido a que las vacunas de Pfizer y Moderna no contienen el virus vivo, inactivo ni debilitado, se entiende que son una opción segura para personas que viven con VIH y SIDA.

Si tienes preguntas sobre tomar o no la vacuna de COVID-19, consulta con tu proveedor de salud para una recomendación basada en tu historial médico.

He visto rumores en línea sobre las vacunas COVID-19 y la fertilidad. ¿Son verdad?

Ha estado circulando en línea una afirmación falsa de que las nuevas vacunas COVID-19 amenazarán la fertilidad de una persona al dañar la placenta. He aquí por qué no es cierto. La afirmación surge del hecho de que las vacunas de Pfizer y Moderna hacen que nuestro sistema inmunológico produzca anticuerpos contra algo llamado «proteína de pico» en el coronavirus.

La afirmación falsa sobre el riesgo de fertilidad se basa en la preocupación infundada de que estos anticuerpos también podrían atacar otra proteína que se produce en la placenta durante el embarazo, llamada sincitina. En realidad, la proteína de pico y la sincitina son similares solo en una región muy pequeña, y no hay evidencia de que los anticuerpos que puedan agarrar las proteínas de pico de coronavirus también se bloqueen en la sincitina.

Es más, el cuerpo humano genera su propio suministro de anticuerpos pico cuando combate el coronavirus, y no ha habido señales de que estos anticuerpos naturales ataquen la placenta en personas embarazadas que se enferman con COVID-19. Si lo hicieran, se esperaría que las personas que contrajeron COVID-19 tuvieran una mayor tasa de abortos espontáneos. Pero varios estudios han demostrado que COVID-19 no desencadena abortos espontáneos

Si cree que tiene un riesgo bajo de estar expuesto al coronavirus, entonces puede que tenga sentido esperar para vacunarse hasta que nazca el bebé o hasta que haya más datos disponibles. Si tiene más preguntas sobre cómo recibir una vacuna COVID-19 o el impacto de las vacunas en la fertilidad o el embarazo, hable con su médico para obtener una recomendación basada en su historial médico específico.

¿Cuál es la diferencia entre Coronavirus, SARS-CoV-2 y COVID-19?

El nuevo coronavirus responsable de este brote se conoce como SARS-CoV-2. La enfermedad causada por el virus se llama COVID-19.

¿Por qué se llama coronavirus? Los coronavirus reciben su nombre de la palabra latina corona, que significa «corona» o «halo», porque tienen «picos en forma de corona en su superficie», según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

¿Cómo se transmiten los coronavirus entre las personas?

Los coronavirus se transmiten típicamente de persona a persona a través de gotitas respiratorias exhaladas por la nariz y la boca y estando en contacto cercano. Las personas pueden contraer la infección si respiran gotitas de una persona infectada que tose o exhala gotitas. Las gotas pequeñas que contienen cantidades infecciosas de virus también pueden permanecer suspendidas en el aire durante un período de tiempo y viajar distancias más largas que las gotas más grandes que generalmente se producen cuando las personas estornudan o tosen. Usar una mascarilla, mantenerse al menos a seis pies de distancia de los demás y evitar el contacto prolongado (durante más de quince minutos) en interiores con otras personas son formas útiles de reducir la exposición al virus.

¿Puede una vacuna para el COVID-19 crear inmunidad de grupo?

No sabemos todavía.

Los estudios muestran que las vacunas previenen casos severos de COVID-19, pero necesitamos más tiempo para averiguar si también previenen la infección o transmisión del coronavirus.

Cómo funciona la inmunidad de la población con otras vacunas que previenen la infección:
-No inmunizado, pero aún saludable
-Inmunizado y saludable
-No inmunizado, enfermo y contagioso.
Si nadie está inmunizado, la enfermedad contagiosa se esparce a la población.

Si parte de la población se inmuniza, la enfermedad contagiosa se esparce a la población no vacunada.

Si la mayoría de la población se inmuniza, el virus no tiene donde ir y no se puede esparcir a personas que no pueden ser inmunizadas (bebés, gente que está inmunocomprometida) porque están protegidas por las personas inmunizadas alrededor de ellos.

¿Porqué la vacuna del COVI-19 es diferente?
Los estudios han mostrado que las vacunas para el COVID-19 son efectivas previniendo enfermedad severa. Esto es importante para la gente vacunada y sus comunidades. Significa que las personas no necesitan demasiado tiempo alejadas de sus trabajos o su familias, y que el peso en hospitales y el sistema de salud se reduce.

No sabemos todavía si las vacunas para el COVID-19 también previenen la infección o la transmisión del virus a otros; si la gente que está vacunada puede todavía ser infectada y transmitir el virus a otros, será más difícil llegar a la inmunidad de grupo.

Necesitamos investigar para continuar ayudando a encontrar esta respuesta.

¿Hay datos de personas que quedaron embarazadas o que estaban amamantando durante los estudios de vacunas para el COVID-19?

Aún no se han publicado datos relacionados con el embarazo. Por lo general, en estudios grandes hay algunos embarazos inesperados, aunque se aconsejó a los participantes que podían quedar embarazados sobre el uso de anticonceptivos. El embarazo y la lactancia no se consideran contraindicaciones para recibir una vacuna para el COVID-19 aprobada; sin embargo, no hay datos sustanciales referente a personas embarazadas, fetos, o bebés en este momento.

¿Existe algún efecto negativo de las vacunas COVID-19 en el embarazo, el feto en desarrollo o los bebés?

Si bien estas vacunas aprobadas para el COVID-19 no se probaron específicamente en personas que amamantan, no es probable que haya ningún riesgo para el niño debido a cómo funcionan estas vacunas en los estudios de EE. UU. Las personas que estén embarazadas o que pudieran estar embarazadas en el momento de la vacunación, y las personas que estén amamantando, podrán elegir si desean recibir la vacuna para el COVID-19 que está disponible actualmente bajo la Autorización de Uso de Emergencia, cuando esté disponible para ellos.